fbpx

Envío GRATIS a partir de 35 €

5 Consejos para hacer fotos divertidas de niños

Siempre ha sido un gran detalle el poder contar con las fotos de los pequeños de la casa para poder decorar y presumir de su ternura, incluso, más en estos tiempos donde la actualización de las redes sociales se encuentra a la orden del día.

Trucos para hacer fotos divertidas de niños pequeños fácilmente

Sí cuentas con la habilidad necesaria y el equipamiento adecuado, no puedes dejar pasar la oportunidad de realizar unas excelentes tomas al momento de fotografiar a los pequeños, así que te dejamos una lista de los 5 mejores consejos para hacer fotos divertidas de niños.

  1. Déjalos ser ellos mismos.

A lo largo de la historia, el arte de fotografiar ha estado impregnado de diversas poses, sin embargo, la fotografía moderna se caracteriza por hacer perdurar diferentes momentos con total naturalidad.

No hay nada más mágico que capturar la esencia de los niños en su máximo esplendor, así que consigue esas fotos divertidas dejándolos ser ellos mismos, que rían a carcajadas, que tomen sus posturas favoritas en un cómodo sofá. Lo importante es que se sientan a gusto.

Si se trata de miembros de tu familia, entonces sabrás cuáles son las aficiones en las que se pueden destacar y ser graciosos y llamativos.

Ahora, si piensas tomar fotografías de niños para amigos, entonces puedes indagar cuáles son sus puntos fuertes y habilidades para hacerlos destacar.

A diferencia de los adultos, trabajar con niños puede requerir un poco más de esfuerzo para lograr hacerlos entrar en calor, pero definitivamente trata de un trabajo bastante gratificante y divertido.

  1. Gana su confianza.

Un consejo para tomar fotos divertidas cuando se trata de niños tímidos, uno de los mayores retos que puedes enfrentar es el de hacerlos sentir cómodos y que pueden involucrarse a plenitud en la sesión fotográfica para dejarse hacer unas buenas tomas.

No dudes en crear situaciones especiales en las que puedas mostrarte como una persona agradable y con quién es fácil conversar y jugar. Así que no está de más que te aprendas unos cuantos chistes y bromas que te ayuden a romper el hielo.

Otra gran forma de ganar su confianza es involucrándolos en los aspectos creativos de la sesión fotográfica.

Al tener accesorios a disposición, puedes incluirlos en la elección de algunos de estos para usar en la sesión de fotos.

No existe ninguna duda de que niños alegres y seguros serán aquellos quienes te darán mejores fotos.

  1. Utiliza buenos accesorios.

Aunque ganar la confianza de los niños para que se sientan cómodos es un punto clave y fundamental para lograr una buena sesión fotográfica, no se puede dejar de lado la importancia de contar con buenos accesorios y utilería para darle ese toque especial a tus fotos.

La adquisición de accesorios dependerá en gran medida del rango de edad con el que pienses trabajar. Así, si deseas realizar una sesión fotográfica para un recién nacido, entonces te aconsejamos tomar fotos divertidas con peluches y suaves mantas.

Sí vas a tomar fotos divertidas de niños, entonces puedes prepararte con gafas y sombreros graciosos para que los niños hagan poses divertidas y elocuentes. Este es uno de los mejores consejos para tomar fotos divertidas que deberás seguir.

También puedes conseguir fotos de niños divertidas en ambientes abiertos, especialmente si están disfrutando de una tarde de piscina o si están disputando un pequeño partido de fútbol. Estas eran las fotos más auténticas y divertidas que podrás conseguir.

Al momento de realizar una sesión fotográfica en ambientes abiertos, debes contar con todo tu equipo a disposición para no dejar escapar ninguna toma.

fotos divertidas de niños
5 Tips para hacer fotos divertidas
  1. Ten preparado tu equipamiento.

Por lo general, cuando se trata de realizar sesiones fotográficas a adultos, podrás contar con un sinfín de accesorios que te ayudarán a obtener imágenes de gran nitidez e iluminación, pero esto puede ser un arma de doble filo cuando se trata de trabajar con niños.

Los niños nunca, nunca, nunca se quedan quietos, es su naturaleza. Así que, como fotógrafo, no puedes andarte el lujo de perder tomas graciosas y casi que exclusivas por estar cambiando de lentes o estar moviendo reflectores y difusores.

Tu objetivo principal es lograr capturar la esencia del momento, por lo que no debes distraerte manejando tu equipamiento. La estrategia a aplicar es contar con el mínimo de accesorios necesarios que te permitan un rápido, práctico y cómodo manejo de la situación.

Definitivamente, un consejo para no perder ninguna fotografía graciosa de niños es la de trabajar con luz natural y ahorrarte algo de trabajo en el cambio de lentes.

  1. Ten paciencia y disfruta.

Cuando se trabaja con niños hay que tener una gran elocuencia, pero también hay que estar conscientes de que se debe estar armado de mucha paciencia, ya que no hay nada peor que parecer inaccesible o intransigente durante una sesión fotográfica, especialmente con niños.

La paciencia es una virtud, sin embargo, si eres una persona afable y cálida, quien disfruta pasar parte de su tiempo rodeado de niños, entonces hacer gala de tu paciencia no requerirá un mayor esfuerzo y te ayudará a obtener los frutos que tanto deseas.

Para los padres, más allá de todo el aparataje con el que puedas contar, es realmente importante que sepas dar un buen trato a los niños, por lo que este es uno de los consejos para obtener fotos graciosas de niños que nunca deberás dejar de tener en cuenta.

Si hay algo que no quieres tener es una reputación de ogro, pues esta es la antítesis para quienes desean lograr obtener unas muy buenas fotos graciosas de niños.

Con la práctica, en el tiempo lograrás conseguir unas muy buenas tomas cómicas de niños sin tener que realizar un gran esfuerzo.

Pero si apenas estás incursionando en este tipo de fotografía, entonces te aconsejamos seguir los tips básicos que te mencionamos arriba.

Esta pequeña guía te ayudará a emprender tu trabajo en el área infantil, evitándote algunos tropiezos que pueden tener los fotógrafos profesionales o aficionados, dada la singularidad del caso.